He develado los trucos de Satanás y sigo asistiendo al compañerismo cristiano

Nota del editor: Las reuniones proporcionan la mejor oportunidad para acercarse a Dios y obtener la verdad y, aun así, como cristianos, a menudo somos perturbados por personas, sucesos y cosas de nuestro alrededor, que impiden que vayamos a las reuniones con regularidad y nos hacen perder nuestra relación normal con Dios. Estas cosas parecen ocurrir simplemente por accidente, pero ¿qué hay escondido detrás de ellas? ¿Cómo exactamente deberíamos tratar con esta gente, sucesos y cosas para que no interfieran con nuestra asistencia a las reuniones?

Soy cristiana. A principios de 2017, por casualidad conocí a varios hermanos y hermanas, y al leer las palabras de Dios y asistir a reuniones con ellos, descubrí que el Señor ya había regresado, y estaba expresando muchas verdades y haciendo Su obra para juzgar y limpiar a la humanidad. Normalmente, cuando tenía tiempo, me reunía con mis hermanos y hermanas y compartía las palabras de Dios. Como era muy vanidosa y egoísta, casi nunca me abría a mis hermanos y hermanas si tenía una dificultad o si había algo en las palabras de Dios que no entendía, ya que tenía miedo de que se rieran de mí. Los hermanos y hermanas entonces compartieron conmigo sobre cómo Dios ama a los que son puros, abiertos y honestos, y así empecé a entrenarme para ser una persona honesta. Mientras estaba en las reuniones, era abierta con mis hermanos y hermanas y les contaba cualquier dificultad que tuviese, y buscábamos la verdad para resolverla. Después de un tiempo, empecé a sentirme cada vez más liberada, mi corazón se llenó de gozo, y disfruté reuniéndome con mis hermanos y hermanas cada vez más.

Más tarde, empecé a trabajar en una cafetería. Este trabajo era más tranquilo, no tenía que trabajar muchas horas, y encontré más tiempo para ir a reuniones con mis hermanos y hermanas. ¡Sentí que Dios estaba siendo muy amable conmigo! Sin embargo, pronto me encontré con algunos problemas que me impidieron asistir a reuniones con regularidad...

Un día, una reunión estaba a punto de empezar, cuando, de repente, el gerente de mi trabajo me envió un mensaje en línea diciendo que le había surgido algo a uno de mis compañeros y había tenido que tomarse el día libre, y me preguntó si podía sustituirle. Al ver el mensaje me sentí preocupada: Si sustituía a mi compañero, no podría ir a esta reunión y me perdería la oportunidad de entender algunas verdades. Además, ya había acordado que iría a una reunión a esa hora con mis hermanos y hermanas. Si no iba, ¿pensarían que había vuelto al mundo? Pero, entonces, pensé que esto era una cosa de última hora que nadie podía haber previsto, y entonces le dije al gerente que sustituiría a mi compañero. Aunque estaba en el trabajo, cuando pensaba en el hecho de que no había ido a mi reunión, sentía que les debía una disculpa y me culpaba a mí misma. Esa tarde, cuando me conecté a Internet, le conté a una de las hermanas lo que había pasado y le pedí disculpas. La hermana me dijo que no me preocupase, y acordamos un momento para nuestra siguiente reunión.

El día de nuestra siguiente reunión llegó y, después del desayuno, esperé con ánimo la reunión. Al ver que todavía había tiempo antes de que empezara, fui al trabajo a ayudar a mis compañeros un rato. Justo entonces, el dueño de la cafetería entró de repente. Yo le miré sorprendida y pensé: “He estado trabajando aquí durante más de dos meses y nunca lo he visto venir a la cafetería. ¿Por qué ha venido hoy de repente?” Al verme, el dueño dijo: “Ying, no has estado trabajando aquí mucho tiempo y todavía no estás familiarizada con la preparación del café. Si trabajases todos los días de la semana, no sólo podrías aprender cómo preparar el café, sino que también ganarías más dinero—¿no tendrías entonces lo mejor de cada mundo? ¡Ve a vestirte con la ropa de trabajo y ponte a trabajar! Yo pondré en orden tu sueldo”. Al escucharle decir esto, una parte de mí estaba contenta. “Sí,” pensé, “si trabajo un día más, entonces ganaré un poco más de dinero”. Pero, entonces pensé: “Pero, entonces no tendré tiempo de ir a las reuniones con mis hermanos y hermanas. Pero ¿qué pensará el dueño de mí si rechazo esta oferta? ¿Pensará que, siendo novata, no le respeto porque he rechazado su oferta la primera vez que nos hemos conocido?” Mis pensamientos forcejeaban hacia delante y hacia atrás, y al final, decidí aceptar su oferta.

Después de haber abandonado una reunión más, de verdad me sentí como si hubiese roto mi palabra y estaba demasiado avergonzada para hacer frente a mis hermanos y hermanas. Por tanto, escogí evitarlos y cortar todo contacto con ellos. Con el tiempo, poco a poco me distancié más de Dios. Para poder encajar en las tendencias sociales, empecé a beber alcohol y pasar tiempo cuidando de mi apariencia y poniéndome maquillaje. Cuando estaba aburrida, veía el canal de moda y telenovelas tailandesas y jugaba a juegos de ordenador, entre otras cosas. Pero mi corazón se sentía muy vacío y perdía los estribos a menudo. Al verme a mí misma vivir sin ninguna apariencia de cristiana, sentí una gran culpabilidad. Después pensé que sólo Dios podía cambiar al hombre, y quise volver a unirme a mis hermanos y hermanas en las reuniones y compartir las palabras de Dios. Pero, cuando pensé en cómo me había escapado dos veces de asistir a reuniones, no pude dejar atrás mi vergüenza y no tuve el valor de ponerme en contacto con ellos.

Imágenes tristes de mujeres

image:Freepik.com

Un mes más tarde, entré en Facebook sin prestar atención. Cuando me conecté, vi que una hermana me había enviado un mensaje preguntándome si yo no había ido a las reuniones porque ella había hecho algo malo, y me sentí aún más culpable. Pensé en cómo los hermanos y hermanas siempre se preocupaban por mí y cómo siempre compartían la verdad conmigo con tanta paciencia. No habían hecho nada malo; era yo la que había estado evitándoles a propósito y había hecho que esta hermana pensara que ella había hecho algo malo. Al pensar en esto, le expliqué a la hermana las razones por las que me perdí las reuniones. Me dijo que no me sintiese mal por ello, y me animó a ir a reuniones en línea. Vi que Dios me estaba ayudando a través de esta hermana y me sentí conmovida, y una vez más empecé a asistir a reuniones con mis hermanos y hermanas.

En una reunión, la hermana me envió las palabras de Dios: “En cada paso de la obra que Dios hace en el interior de las personas, externamente parece que se producen interacciones entre las personas, como nacidas de disposiciones humanas, o de la interferencia humana. Sin embargo, detrás de bambalinas, cada etapa de la obra, y todo lo que acontece, es una apuesta hecha por Satanás delante de Dios, y exige que las personas se mantengan firmes en su testimonio de Dios. Mira cuando Job fue probado, por ejemplo: detrás de la escena, Satanás estaba haciendo una apuesta con Dios, y lo que aconteció a Job fue obra de los hombres, y la interferencia de estos. Detrás de cada paso que Dios da en vosotros está la apuesta de Satanás con Él, detrás de todo ello hay una batalla”. Entonces compartió, diciendo: “Como podemos ver en las palabras de Dios, la gente, los sucesos y las cosas con las que nos encontramos todos los días aparentan por fuera ser personas que interactúan las unas con las otras. Sin embargo, en el mundo espiritual, es Satanás quien nos está perturbando y haciendo una apuesta con Dios, y debemos mantenernos firme en nuestro testimonio. Es como las pruebas a las que se enfrentó Job, por ejemplo. Se le quitó toda la salud en una sola noche. Desde fuera, parecía que todo había sido robado por ladrones, pero, en realidad, era una tentación de Satanás, y cuando Job se mantuvo firme en su testimonio, Satanás fue avergonzado y huyó. Satanás sabe que, al asistir a reuniones, entonces podemos entender más verdades. Pero no quiere que ganemos la verdad y consigamos la salvación final de Dios, y por eso siempre intenta perturbarnos a través de la gente, los sucesos y las cosas de nuestro alrededor, para que lleguemos a distanciarnos de Dios y vivamos siendo dañados por Satanás. Recientemente, tu gerente te ha pedido que sustituyas a un compañero y el dueño de la cafetería te ha pedido que hagas horas extras. Desde fuera, estas cosas parecen como si la gente estuviera demandando cosas de ti, pero en realidad son Satanás que está causando perturbaciones en secreto. Satanás utiliza el trabajo para ocupar tiempo que debería pasarse asistiendo a reuniones, para impedir que vayas ante Dios y para destruir tu relación normal con Dios. Entonces, esto hace que te distancies de Dios y que entres en un estado cada vez peor, hasta que acabes viviendo en la oscuridad. Por tanto, debemos adivinar las intenciones de los planes engañosos de Satanás, perseverar para ir a reuniones con hermanos y hermanas y compartir las palabras de Dios, porque sólo al hacer estas cosas podemos mantener una relación normal con Dios y caminar por el camino de salvación”.

Entonces, un hermano me envió un pasaje de Sermones y enseñanza sobre la entrada a la vida: “Que Satanás lleve a cabo conspiraciones se refiere principalmente a todos los tipos de pruebas a las que se enfrentan las personas cada día, incluyendo toda clase de pensamientos malvados que ellas mismas generan en su corazón y naturaleza. Cuando Pedro se enfrentó a tales cosas oró a Dios, buscó las palabras de Dios, y buscó el esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo. Podría ser que él necesitara días de búsqueda y varios momentos de enseñanza antes de entender la intención de Dios, la voluntad de Dios. De esta forma él logró el resultado de entender a Dios y al mismo tiempo vio también las intenciones de las conspiraciones de Satanás”. Entonces, el hermano compartió conmigo, diciendo: “Además de utilizar a la gente, los sucesos y las cosas de nuestro alrededor para impedir que nos acerquemos a Dios, Satanás también utiliza nuestros pensamientos e ideas equivocados, como ‘Si no hago horas extras, ¿pensará mi gerente de línea que no le respeto?’ ‘Puedo ganar más dinero si hago horas extras,’ y ‘Como me he perdido dos reuniones, ¿dirán mis hermanos y hermanas que he vuelto al mundo?’, y otras cosas. Satanás utiliza estos pensamientos e ideas para inquietarte, para hacer que dejes de asistir a reuniones con el fin de proteger tu propia vanidad y egoísmo, y para ganar un poco más de dinero, tanto que incluso evitas a los hermanos y hermanas. En resumen, cualquier comportamiento, pensamiento o idea que nos haga recaer y volvernos negativos, o que nos haga distanciarnos de Dios, viene de Satanás. Cuando nos encontramos con problemas, tenemos que emular a Pedro y orar más a Dios, buscar la voluntad de Dios, aprender a cómo discernir qué pensamientos e ideas vienen de Dios y cuáles vienen de la perturbación de Satanás, y evitar ser atrapados por los planes engañosos de Satanás”.

Sólo después de las palabras que compartieron mis hermanos y hermanas aprendí que Satanás está en todas partes: Estaba utilizando el dinero para seducirme e impedirme asistir a reuniones y acercarme a Dios, y estaba poniendo ideas en mi cabeza para hacerme pensar que yo no era fiable, y que estaba demasiado avergonzada para ver a mis hermanos y hermanas, y así evitar las reuniones. De esa manera, me distanciaría de Dios y entraría en un estado cada vez peor. Gracias a Dios por organizar una situación que me permitió ir ante Dios una vez más, y por utilizar las palabras dadas por los hermanos y hermanas para permitirme entender la verdad y ver las intenciones detrás de los planes engañosos de Satanás. Desde ese momento, decidí que me acercaría a Dios y oraría más a Él, establecería una relación normal con Él, aprendería a ver las cosas desde la perspectiva del mundo espiritual, y no me hundiría en las tentaciones de Satanás. Después, leía las palabras de Dios y cantaba himnos siempre que tenía tiempo, mantuve una relación normal con Dios y mi estado volvió a ser normal gradualmente.

Canta y alaba a dios

Un día, una hermana y yo acordamos asistir a una reunión por la tarde. Inesperadamente, el gerente de mi trabajo entró de repente a la cafetería y me dijo: “Ying, nuestro café ha ganado el segundo puesto en una competición en otra provincia. El jefe ha invitado a todo el mundo a salir a cenar cacerola y celebrarlo esta noche. ¿Te gustaría ir?” Pensé en la reunión de esa tarde. Mientras que antes había perdido mi testimonio por mi codicia por el dinero y porque quería proteger mi vanidad y egoísmo, hoy una vez más estaba enfrentándome a la tentación y quería practicar la verdad y satisfacer a Dios, así que rechacé la invitación.

Un día, unas semanas más tardes, como no entendía bien algunas verdades que había leído esa mañana, planeé pedirles a mis hermanos y hermanas que compartiesen conmigo acerca de ellas en nuestra reunión esa tarde. Sin embargo, a mediodía, el gerente dijo de repente: “La mujer del jefe ha invitado a todo el mundo a salir a cenar cacerola esta noche, así que vamos a cerrar una hora ante hoy”. Todos dijeron contentos: “¡Estupendo!” Pensé: “Tengo una reunión esta noche, así que les diré que no puedo ir a cenar cacerola”. Antes de poder hablar, un compañero me dijo: “Ying, no puedes negarte a ir como hiciste la última vez. ¡Esta vez tienes que ir! Dile a la hermana de tu iglesia que tienes planes esta tarde. ¡Perderse una reunión no tiene mucha importancia!” Al escuchar a mi compañero hablar, mi corazón se osciló un poco, y me pregunté qué pensarían de mí si todos fueran a cenar cacerola y yo no. ¿No se volverían prejuiciosos contra mí y pensarían que soy antisocial? Entonces, si me aislaban, ¿cómo podría llevarme bien con ellos en el futuro? Así que decidí que sería mejor salir con ellos sólo esta vez.

Y así, abandoné mi reunión. Me sentí muy culpable porque no me había mantenido firme en mi testimonio, y no me apeteció comer cacerola. Después de volver a casa, me sentí inquieta y culpable. Oré a Dios, diciendo: “¡Oh, Dios! Enfrentada a esta decisión, una vez más he escogido abandonar mi reunión. Me siento muy angustiada y te pido que me ilumines y me permitas entender Tu voluntad”. Después de tranquilizar mi corazón, pensé en todo lo que había pasado durante las dos últimas semanas. ¿Por qué coincidieron las dos invitaciones de salir a cenar cacerola con las horas de mis reuniones de la iglesia? Justo entonces recordé la palabra que mis hermanos y hermanas me habían dado anteriormente acerca de cómo las cosas aparentaban por fuera ser arreglos del hombre, cuando en realidad eran una batalla en el mundo espiritual que se estaba librando entre bastidores. Finalmente me di cuenta de que los planes engañosos de Satanás estaban escondidos en secreto detrás de estos sucesos. Satanás sabía que yo era muy vanidosa y siempre estaba preocupándome de lo que los demás pensaran de mí y de que mis compañeros me excluyesen, y por eso utilizó mis debilidades para atacarme, hacerme seguir mi carne y traicionar a Dios. Sin la verdad, no había ninguna manera de que pudiese ver las cosas desde la perspectiva del mundo espiritual, así que quedé atrapada en los planes engañosos de Satanás, e incluso dejé de asistir a reuniones para poder así mantener mi relación con mis compañeros de trabajo.

Después, leí un pasaje de las palabras de Dios que decía: “Si no tienes una relación normal con Dios, no importa qué hagas para mantener tus relaciones con las demás personas, no importa qué tan duro trabajes o cuánta energía inviertas, esto sigue perteneciendo a una filosofía de vida humana. Mantienes tu posición entre las personas a través de una perspectiva humana y una filosofía humana para que ellas te alaben. No estableces relaciones normales con las personas de acuerdo con la palabra de Dios. Si no te enfocas en tus relaciones con las personas, sino que mantienes una relación normal con Dios, si estás dispuesto a darle tu corazón a Dios y a aprender a obedecerlo, de una manera muy natural, tus relaciones con todas las personas serán normales”. Las palabras de Dios me permitieron entender que las relaciones normales formadas entre personas están construidas sobre los cimientos de practicar las palabras de Dios y no se deben mantener confiando en las filosofías mundanas, y entendí que, cuando uno tiene una relación normal con Dios, las relaciones con las personas se normalizan de manera natural. Viendo cómo me estaba comportando cuando me enfrentaba a estos problemas, no me estaba centrando en practicar según las palabras de Dios o establecer una relación normal con Dios, sino que estaba confiando en mis propios métodos para mantener mis relaciones con los demás. Como cuando el dueño me había pedido que hiciese horas extras y renunciase a mis días libres, por ejemplo. Sabía perfectamente que sólo podía ir a las reuniones en mis días libres, pero, con el fin de evitar que él dijese que no le respetaba, accedí a hacer horas extras y dejé de ir a las reuniones. Cuando todos mis compañeros salieron a cenar cacerola, una vez más los seguí y dejé de asistir a reuniones sólo para que no tuvieran prejuicios contra mí y no me dejasen de lado. Pensé cómo había creído en Dios y aun así no tenía sitio para Dios en mi corazón, y siempre que la tentación me llegaba, intentaba cada vez mantener mis relaciones interpersonales, y me distancié aún más de Dios. Practicar de esta manera no era permanecer firme en mi testimonio, y por el contrario me había convertido en el hazmerreír de Satanás, y Dios no aprobaba esto. La voluntad de Dios era que practicase la verdad y le satisficiese a Él antes de nada siempre que tuviese un problema, y que no intentase mantener mis relaciones interpersonales por el bien de mi propia vanidad y egoísmo, siempre preocupándome por lo que mi jefe y mis compañeros de trabajo pensasen de mí. Al haber llegado a este entendimiento, dije una oración a Dios en mi corazón: “¡Ya no deseo mantener relaciones interpersonales en el futuro, y pase lo que pase para perturbarme o impedirme ir a reuniones, siempre practicaré la verdad y me mantendré firme en mi testimonio para satisfacer a Dios!”

Más adelante, el dueño vino a la cafetería y nos invitó a los empleados a salir a comer marisco a la barbacoa ese sábado. Pensé en cómo tenía una reunión a la que asistir el sábado, así que dije que no podía ir. Mis compañeros de trabajo me dijeron que el gerente había dicho que todos teníamos que ir, y que si no íbamos le haríamos quedar mal. Cuando recordé lo que había pasado la última vez, decidí que no podía mantener mis relaciones interpersonales esta vez y que tenía que practicar la verdad y mantenerme firme en mi testimonio con el fin de satisfacer a Dios. Así que les dije firmemente: “¡De verdad no voy a ir!” Inesperadamente, uno de mis compañeros me preguntó: “¿Qué es más importante: tus reuniones o nosotros?” Sabía que esto era Satanás intentando tentarme para ver si iba a dejar que otras personas me restringieran, y entonces me reí y dije: “¡Mis reuniones son más importantes, por supuesto! Si estuvieses dispuesto a ir conmigo a una, entenderías mi decisión”. Mi compañero de trabajo no dijo nada y se fue.

Esa tarde, en una reunión, compartimos principalmente verdades como la importancia de conocernos a nosotros mismos y sobre cómo reconocer nuestro propio carácter corrupto, y esto me resultó muy beneficioso para mi vida. En el pasado, siempre que me encontraba con algo que no se ajustaba a mis propias ideas, nunca reflexionaba sobre mis propios problemas, y esto a menudo me llevaba a culpar a las personas, sucesos y cosas de mi alrededor. A través de compartir la verdad de conocerse a uno mismo, llegué a tener un camino de práctica. Cuando se terminó la reunión, mi corazón estuvo en paz y mi espíritu sintió gozo. Justo entonces, llegué a apreciar realmente lo que está escrito en las palabras de Dios: “Una vez hayas satisfecho a Dios, Su dirección estará dentro de ti y Él te bendecirá especialmente, lo que te dará una sensación de disfrute: te sentirás especialmente honrado por haber satisfecho a Dios, te sentirás especialmente radiante por dentro y, en tu corazón, estarás despejado y tranquilo, tu conciencia estará tranquila y libre de acusaciones, y tendrás una sensación agradable en tu interior cuando veas a tus hermanos y hermanas. Esto es lo que significa disfrutar del amor de Dios, y sólo esto es disfrutar verdaderamente de Dios”.

A través de mis experiencias durante este período, llegué a tener discernimiento sobre las varias tentaciones de Satanás, y llegué a entender que, cuando se presentan condiciones adversas, debemos orar más, buscar la voluntad de Dios y confiar en la verdad para abordar a la gente, los sucesos y las cosas de nuestro alrededor, porque sólo al hacer esto podemos evitar ser atrapados en los planes engañosos de Satanás. ¡Ahora nunca volveré a permitir que ninguna persona, suceso o cosa me impida asistir a las reuniones! Gracias a Dios. ¡De ahora en adelante, iré a más reuniones y haré todo lo que pueda para buscar la verdad y satisfacer a Dios!


Tal vez te guste:

¿Cómo tener una buena relación con Dios? 3 pasos

Evangelio del día - Velad y orad para no caer en la tentación

Comentario! ¿Quiere encontrarse con el Señor y ser arrebatado al reino de los cielos? ¿Está confundido por los problemas que encuentras en la vida de fe? Le invitamos a contactarnos mediante los siguientes métodos, y estaremos disponibles para resolver sus dudas.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?