¿Qué es el arrebatamiento y cómo poder ser arrebatado?

Por Becky, EE.UU.

A finales de 2019, la neumonía infectada por el coronavirus se produjo en Wuhan, China. Ahora, el coronavirus se ha extendido a varios países y regiones de todo el mundo, y la Organización Mundial de la Salud anunció que se trataba de una emergencia de salud pública de interés internacional. Los incendios forestales sin precedentes de cuatro meses en Australia también han causado una preocupación generalizada. Además, en 2020 África Oriental sufrió su peor invasión de langostas del desierto en 25 años, y se ha producido una grave crisis alimentaria en muchas naciones africanas. La peor lluvia torrencial en 100 años azotó el sureste de Brasil y destruyó innumerables casas… Ahora en todo el mundo, las pandemias, los incendios, las plagas de langostas, las inundaciones y otros desastres son cada vez más grandes. Además, las cuatro lunas de sangre ya han aparecido. Todas estas señales indican que la profecía relativa al regreso del Señor Jesús se ha cumplido, que es lo que el Señor Jesús profetizó acerca de las señales de Su regreso: “Se levantará nación contra nación y reino contra reino; habrá grandes terremotos, y plagas y hambres en diversos lugares; y habrá terrores y grandes señales del cielo” (Lucas 21:10-11).
Muchos hermanos y hermanas están muy ansiosos y confundidos: Ahora que los desastres son tan grandes y la profecía del regreso del Señor se ha cumplido, ¿por qué no hemos sido arrebatados al aire? El Señor es fiel y cumplirá Su promesa de llevarnos en los últimos días. Entonces, ¿por qué no hemos sido arrebatados ahora en el aire, como Él nos prometió? ¿Hay algo malo en nuestra comprensión del arrebatamiento? Sobre este problema, tengamos una comunión juntos hoy.

Esperamos ser arrebatados al aire antes de los desastres y encontrarnos con el Señor cuando Él regrese, según 1 Tesalonicenses 4:17: “Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre”. En realidad, este versículo al que nos aferramos son las palabras de Pablo, no las palabras del Señor Jesús. Aunque las palabras de Pablo fueron registradas en la Biblia, él era sólo un apóstol. Algunas de sus palabras eran de la iluminación del Espíritu Santo, pero algunas eran sus nociones e imaginaciones, que no estaban de acuerdo con la verdad. Por lo tanto, al acoger el regreso del Señor, debemos tomar como norma las palabras del Señor Jesús, y sólo esto está en línea con la voluntad de Dios.
¿El arrebatamiento realmente significa ser llevado al cielo? El Señor nos enseñó en la oración: “[...] Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:9-10). El Señor nos dijo explícitamente que en los últimos días Dios establecerá Su reino en la tierra y Su voluntad será llevada a cabo en la tierra. En Apocalipsis 21:2-3 está profetizado: “Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, […] Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y Él habitará entre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos” En Apocalipsis 11:15 también está profetizado: “El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos”. Estas profecías mencionan “descendía del cielo” “He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres,” “El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo;” y todos ellos prueban que Dios vivirá con los hombres en la tierra en los últimos días y establecerá Su reino en la tierra. Pero muchos creen que cuando el Señor regrese ellos serán llevados al aire para encontrarse con el Señor. ¿No es esta su noción e imaginación? Dios planea establecer Su reino en la tierra, pero ellos siempre desean ser arrebatados al aire. ¿No es esto contrario a Dios?
Por cierto, podemos descubrir esto a partir del hecho de la obra de Dios. Tal como cuando Dios creó al hombre por primera vez, Él formó al hombre del polvo de la tierra, y guió a Adán y Eva a adorarlo y administrar todas las cosas en la tierra. En la era de Noé, Dios no tomó a Noé y su familia en el aire para evitar el diluvio, sino que ordenó a Noé que construyera un arca en la tierra. También fue en la tierra que la familia de Noé vivió y se multiplicó después del diluvio. En el último período de la Era de la Ley, cuando la gente estaba en peligro de ejecución por violar las leyes, Dios no los alcanzó en el aire para permitirles tomar la ofrenda por el pecado. En cambio, Dios personalmente se hizo carne, y fue crucificado prácticamente para redimir a los seres humanos de sus pecados. Del hecho de la obra de Dios, vemos que Dios siempre ha estado haciendo Su obra en la tierra para salvar a la gente y guiarla a vivir y adorar a Dios, y nunca ha tomado a nadie en el aire. Por lo tanto, nuestra expectativa de ser arrebatados al aire no está en línea con el hecho de la obra de Dios.

Para entender lo que significa ser arrebatado antes de los desastres, primero hablemos de lo que es el arrebatamiento. La palabra de Dios dice: “‘Ser arrebatado’ no es ser tomado de un lugar bajo para ser colocado en un lugar alto, como las personas imaginan. Esto es un tremendo error. Ser arrebatado se refiere a Mi predeterminación y Mi selección. Va dirigido a todos los que Yo he predestinado y escogido. Todos los que han ganado el estatus de hijos primogénitos, el estatus de Mis hijos o de Mi pueblo, son personas que han sido arrebatadas. Esto es sumamente incompatible con las nociones de las personas. Todas las que tengan participación en Mi casa en el futuro son personas que han sido arrebatadas delante de Mí. Esto es absolutamente cierto, nunca cambia y nadie lo puede refutar. Este es el contraataque contra Satanás. Todo aquel a quien Yo predestiné será arrebatado delante de Mí”. Ahora, podemos entender que el arrebatamiento no significa ser arrebatados en el aire para encontrarse con el Señor como lo hemos imaginado, sino que significa que cuando Dios viene a la tierra para obrar y la gente escucha Su voz, pueden reconocerlo, aceptar y obedecer Su nueva obra y venir ante Él. Este es el verdadero significado del arrebatamiento. Es similar a cuando el Señor Jesús vino a hacer la obra de la redención al final de la Era de la Ley. Los que escucharon las palabras del Señor y reconocieron Su voz creyeron firmemente que Él era el Mesías y Cristo, y por lo tanto aceptaron la salvación del Señor. Esto significa que fueron arrebatados ante Dios. Pedro, Mateo, Lucas, y todos los demás que aceptaron la salvación del Señor fueron los raptados delante del Señor.
Entonces, ¿qué es el arrebatamiento antes de los desastres? Dios hace una nueva obra antes de la llegada de los grandes desastres. Si reconocemos la voz de Dios, aceptamos Su obra en los últimos días, y seguimos los pasos del Cordero durante este tiempo, somos los mismos que somos arrebatados antes de los desastres. Así, tenemos la oportunidad de ser hechos vencedores por Dios. Sin embargo, aquellos que se aferran a sus propias nociones e imaginaciones y se niegan a aceptar la obra de Dios en los últimos días, como los fariseos de aquél entonces, no sólo fallarán en ser arrebatados antes de los desastres, sino que también serán revelados por la nueva obra de Dios y se convertirán en los objetos del odio y rechazo de Dios. Sólo pueden llorar y rechinar los dientes en los desastres.

El Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). En Apocalipsis capítulos 2 a 3, está profetizado varias veces: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. Y Apocalipsis 3:20 también dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”. De las palabras del Señor Jesús, entendemos que el Señor vendrá en los últimos días para guiarnos a toda la verdad. En otras palabras, Dios hablará palabras a las iglesias, y llamará a la puerta de nuestro corazón con Sus palabras. Ser vírgenes sabias es la única manera para nosotros de dar la bienvenida al Señor y ser arrebatados ante el Señor antes de los desastres: Debemos buscar e investigar humildemente cuando escuchamos que algunas personas testifican que el Señor ha regresado y ha pronunciado palabras, y debemos prestar atención a discernir si esas palabras son la voz de Dios y si tienen autoridad y poder. En otras palabras, si una persona puede ser arrebatada ante Dios depende de si puede reconocer la voz de Dios, si puede buscar humildemente las palabras del Espíritu Santo a las iglesias, y mantenerse al día con los pasos de Dios. Esta es la clave para ser arrebatado ante el trono de Dios, al igual que Pedro, Juan, y todas las otras personas que aceptaron la salvación del Señor finalmente reconocieron la voz del Señor por Sus palabras y obras y siguieron los pasos del Cordero porque tenían un corazón para buscar humildemente y se centraron en escuchar las predicaciones del Señor Jesús.
Ahora, es el período final de los últimos días. Los desastres se están esparciendo por todas partes - plagas, incendios, inundaciones, etc. Es inminente buscar la aparición del Señor, lo que está directamente relacionado con si podemos ser arrebatados. Por lo tanto, ahora debemos ser vírgenes sabias, buscar qué iglesia está testificando el regreso del Señor y que el Espíritu Santo ha hablado palabras a las iglesias. Cuando escuchamos la noticia del regreso del Señor, no podemos definir de acuerdo a nuestras nociones e imaginaciones, pero debemos prestar atención a si esa es la expresión de la verdad o la voz de Dios. Esta es la única manera que podemos evitar perder la oportunidad del arrebatamiento.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Leer más sobre estudio de la biblia:

¿Cómo debemos recibir el regreso de Cristo?

¿Cómo sabrá la gente que Jesucristo ha regresado?

 

Comentario! Hoy en día, los desastres ocurren con frecuencia, y las profecías del regreso del Señor se han cumplido básicamente. Pues ¿cómo recibir al Señor antes del gran desastre? No dude en contactarnos para explorar y encontrar caminos con nosotros.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?