Crisis matrimonial causada por un mensaje de texto

Una familia dichosa que una vez tuve

Cuando tenía 21 años, en la presentación de un amigo, conocí a mi esposo. Él trataba a la gente con sinceridad y era muy competente, y nos casamos un año después. Poco después de nuestro matrimonio, nació nuestra hija y mi esposo nos trató muy bien. Aunque no éramos ricos, me sentí muy feliz. Para tener una vida mejor, alquilamos un puesto en un mercado de granjeros para vender de al mayor y al detal, productos alimenticios marinos. Todos los días, yo trabajaba desde el amanecer hasta el anochecer, y dirigía el negocio mientras cuidaba a mi hija. Cuando yo tenía 26 años, estaba bajo una gran presión de trabajo durante mucho tiempo y dormía mal que me resultó en una migraña, presión arterial baja e hipoglucemia. Sin embargo, pensé que valdría la pena para esta familia. Al ver que yo sufría con él, mi esposo se sintió incómodo; después de una consulta entre nosotros, decidimos abandonar el negocio.

Después, abrimos una tienda vendiendo productos de salud y de necesidades diarias. Al principio, nuestro negocio no iba bien, y mi esposo necesitaba asistir constantemente a capacitaciones para aprender el conocimiento profesional de estos productos. Debido a nuestros esfuerzos durante un período de tiempo, nuestro negocio mejoró gradualmente y abrimos sucursales en muchas ciudades. Nuestra vida finalmente mejoró. Para aquel entonces, mi esposo a menudo me compraba ropa y joyas de lujo, y cada vez que regresaba de su viaje de negocios, le cocinaba su comida favorita. Sentí que era la mujer más feliz del mundo.

Una crisis matrimonial ocasionada por un mensaje de texto

Con la ampliación de nuestro negocio, mi esposo tuvo que asistir a más eventos sociales. Frecuentemente salía a tomar comidas y bebidas con los clientes, y algunas veces también los acompañaba a la sauna. Como resultado de estos eventos, llegaba a casa cada vez menos. Como dice el refrán: "Toca el asfalto (la brea), y estarás contaminado". Preocupada que mi esposo sobrepasaría los límites si frecuentaba esos lugares de entretenimiento, yo vivía angustiada (en la ansiedad). Más tarde, descubrí que siempre actuaba de manera extraña: a menudo hacía llamadas telefónicas a mis espaldas; siempre mantenía la puerta cerrada cuando navegaba por Internet, y cuando entraba, o él cerraba la ventana de chat o rápidamente abría otras páginas web con una expresión antinatural. Entonces pensé interiormente: ¿Por qué hace las cosas a mis espaldas? ¿Tiene una aventura? Desde ese momento en adelante, presté mucha atención a sus acciones. Inmediatamente observé que fue al baño para hacer una llamada, desde afuera de la puerta escuché lo que dijo. Sentí que era como un ladrón y me sentía tan cansada.

Una mañana, me senté en el sofá viendo la televisión mientras mi esposo aún dormía. En este momento, se envió un mensaje a su teléfono, y no pude evitar leerlo. Cuando vi esas palabras desagradables en el mensaje, estaba tan enojada que todo mi cuerpo tembló. Sentí que era como un trueno desde un cielo despejado para mí, y no podía creer el hecho de que mi esposo tuviera una aventura. Cuando se despertó, le pregunté sobre este mensaje. Al principio, él negó tener una aventura, pero cuando lo continué interrogando, finalmente lo admitió. Dijo que solo tenía tratos comerciales con esa mujer y que simplemente se usaban el uno al otro, sin tener verdadero afecto. Al escuchar sus palabras, sentí un dolor desgarrador y mis lágrimas se derramaron incontrolablemente. Me explicaba, pero yo estaba sorda a todas sus palabras. Lloré: "No digas más. Vamos a divorciarnos. Ahora eres rico y puedes casarte con cualquier mujer que quieras. Voy a criar a nuestra hija por mi cuenta, y no vamos a volver para pedirte ayuda, incluso si somos desesperadamente pobres". En ese momento, mi esposo también derramó lágrimas y confesó su error, y prometió que no haría eso de nuevo.

Más tarde, mi esposo me suplicó perdón muchas veces. Sin embargo, cuando pensé en cómo me casé con él sin pedir una vida rica cuando él no era nadie, cómo establecimos nuestro negocio de la nada, y cómo nos pusimos así, mi odio hacia él surgiría espontáneamente. Aunque los dos todavía vivíamos juntos, ya no compartíamos un idioma común, y ni siquiera quería hablar con él. Cada vez que pensaba en esto, lloraba en secreto, lo que desencadenó la recaída de mi migraña. Atormentado por el dolor físico y mental, a veces incluso quería suicidarme para poner fin a todo. Pero al pensar que mi hija y mi madre ya mayor estarían más dolidos si me perdieran, abandoné el pensamiento de la muerte. También pasó por mi mente varias veces divorciarme de él, pero si lo hiciera mi hija perdería toda una familia. Pensándolo una y otra vez, finalmente, me tomé la decisión de seguir viviendo con él.

Después de esto mi marido asistía a menos eventos sociales. Exteriormente, me trataba bien como lo hacía siempre, comprándome ropa y joyas lujosas al regresar de un viaje de negocios. Pero sentí que todo lo que hacía era un engaño, porque tuve la sensación que me trataría bien en un momento dado y estaría con otra mujer en otro momento. En el pasado, cuando regresaba del viaje de trabajo, le cocinaba cualquier comida de su preferencia pero ahora ya no estaba para ello. Sabía que tales acciones solo empeorarían nuestra relación pero no podía fingir que nada hubiera sucedido. Sentí desesperanzada hacia nuestro matrimonio y no sabía cómo debería enfrentar el futuro.

Dios me salvó cuando estaba en dolor y confusión

Justo cuando me sentía adolorida e indefensa, un amigo mío me predicó el evangelio de Dios. Al principio, yo estaba muy preocupada de que si los hermanos y hermanas conocieran mi ropa sucia, me despreciarían. Inesperadamente, una hermana me contó sus experiencias dolorosas primero. Después de escuchar esto, me conmovió profundamente y luego abrí mi corazón para contarle mi dolor y mis sufrimientos. La hermana me iluminó con las palabras de Dios y sus propias experiencias. Entonces mi corazón deprimido y adolorido fue liberándose gradualmente.

Más tarde, vi las palabras de Dios que decían: "En verdad, de las innumerables cosas de la creación de Dios, el hombre es la más baja. Aunque es el señor de todas las cosas, el ser humano es el único que está sujeto a las artimañas de Satanás, el único que cae presa de su corrupción, en formas innumerables. Nunca ha tenido soberanía sobre sí mismo. La mayoría de las personas viven en el inmundo lugar de Satanás, y sufren su burla; él les toma el pelo de una forma y de otra, hasta que están medio muertos, soportando todas las vicisitudes, todas las dificultades del mundo humano. Después de jugar con ellos, Satanás pone fin a su destino". Al ponderar estas palabras, entendí: La razón por la que soportamos todo tipo de sufrimiento es que somos corrompidos por Satanás, vivimos bajo el dominio de Satanás, y somos torturados y engañados por Satanás. En la sociedad actual, comer, beber, prostituirse y apostar se han convertido en tendencias. Mucha gente acepta lo negativo como lo positivo. Tener una amante se considera un fenómeno común, mientras que aquellos que no la tienen se consideran como incapaces. La gente se ha vuelto cada vez más entumecida e incluso ha perdido en sentido de la vergüenza. Y tantas familias se han disuelto debido a la tercera persona. Mi esposo a menudo viene en contacto con esos amigos, por conveniencia, que viven en libertinaje y pecado. ¿Cómo no puede verse afectado en este tipo de circunstancias? Solía ​​tratar a nuestra familia muy bien, pero ahora se vuelve malvado y libertino y solo satisface su propia carne, sin preocuparse por nuestros muchos años de afecto matrimonial, ni preocuparse por los sentimientos de nuestra hija. Ahora entiendo que Satanás es el cabecilla de todo mal que lo hace degenerar y que él también es una víctima de Satanás. Después de saber esto, comencé a entender a mi esposo, y mi odio por él disminuyó.

Más tarde, en una reunión, vi un párrafo de las palabras de Dios que decía: "Porque la voluntad de Dios de salvar a la humanidad es sincera. Él da oportunidades a las personas de arrepentirse y de cambiar, y durante este proceso entiende a las personas y conoce profundamente sus debilidades y el alcance de su corrupción". De estas palabras, vi que el corazón de Dios es verdaderamente bueno y hermoso. Dios sabe profundamente que estamos afligidos por Satanás, y que no podemos librarnos de la atadura del pecado cuando vivimos en este mundo malvado y corrupto. Entonces Él nos salva al máximo. Mientras podamos volver al camino correcto y arrepentirnos, Él nos dará la oportunidad de alcanzar Su salvación. Por las palabras de Dios, vi que Dios está lleno de amor, comprensión, tolerancia y paciencia por nosotros, lo que me hizo avergonzarme. Desde que mi esposo me traicionó, lo odié en mi corazón. No me divorcié de él solo por nuestra hija y padres ancianos. Nunca pensé en perdonarlo, nunca le di la oportunidad de arrepentirse, y nunca le mostré mi bondad. Vi que Satanás me había corrompido tanto como para ser de mentalidad cerrada y no tener tolerancia o perdón hacia los demás. Mi esposo tuvo una aventura en un momento de confusión y no fue persistente. Así que yo debería darle la oportunidad de arrepentirse y tratar de soltar mi odio por él; también es una oportunidad para que practique la verdad. Por lo tanto, traté de aceptar a mi esposo nuevamente desde mi corazón.

Cuando comencé a practicar la verdad, al pensar en las cosas que él había hecho, no podía evitar tratarlo mal. Más tarde, me presenté ante Dios y oré a Él, "¡Oh Dios! No quiero tratar a mi esposo así. Pero en el momento en que lo vi, no podía controlar mi odio por él. Viviendo bajo tales condiciones, me siento muy adolorida. Espero que me guíes a actuar de acuerdo con Tus exigencias". Después de cada una de mis oraciones, tuve la fuerza para practicar la verdad y renunciar a las cosas de mi carne. Traté de comprender sus dificultades y sufrimiento y comencé a mostrar consideración por él: cuando regresó de otros lugares, cociné las albóndigas de mariscos que más le gustaban; cuando habló conmigo, ya no lo ignoré como antes. Al ver mi cambio, mi esposo se conmovió mucho y lamentó el error que había cometido. Bajo la orientación de las palabras de Dios, finalmente me reconcilié con mi esposo, y nuestra familia restauró su antigua calidez y armonía.

Examino la vida nuevamente después de esta experiencia

Ahora, mi matrimonio roto podría restaurar su felicidad anterior, que fue el efecto que las palabras de Dios tuvieron sobre mí. Si Dios no me hubiera salvado y me hubiera hecho ver claramente la corrupción del hombre por Satanás, no podría haberme librado del sufrimiento en absoluto, y quién sabe cómo sería mi familia y yo hoy. Ahora, finalmente, entiendo: si no nos encomendamos a Dios, entonces viviremos en el dominio de Satanás y viviremos por una disposición satánica y corrupta donde no existe felicidad de la que podamos hablar en absoluto. Solo cuando vengamos a adorar a Dios y vivir según las palabras de Dios, podremos tener un camino por donde viajar, vivir en la luz y llevar una vida feliz y significativa.

Actualmente, mi esposo todavía tiene muchos eventos sociales y casi no vivimos juntos, pero a través de la orientación de las palabras de Dios, ya no vivo en el sufrimiento y la sospecha. Al ver mi cambio, mi esposo apoya mi creencia en Dios y el cumplimiento de mi deber, y cuando mis hermanos y hermanas se reúnen en nuestro hogar, los trata con cariño. Ahora mis hermanos y hermanas y yo disfrutamos las palabras de Dios y cumplimos con nuestros deberes juntos en la iglesia, y nos sentimos enriquecidos y pacíficos en nuestro espíritu y disfrutamos de la alegría genuina. Aunque no puedo hacer grandes cosas, estoy dispuesta a hacer todo lo que pueda para llevar ante Dios a más personas que viven en la aflicción de Satanás y permitirles alcanzar la salvación de Dios. ¡Toda la gloria sea para Dios!

Amigos, ¿tienen una experiencia tan triste, pero han encontrado la verdadera felicidad?

(Traducido del original en inglés al español por Nyron Perez)

Por favor vea más sobre la crisis del matrimonio:

Consejería matrimonial Cristiana | La historia de mi matrimonio feliz

Comentario! Hoy en día, los desastres ocurren con frecuencia, y las profecías del regreso del Señor se han cumplido básicamente. Pues ¿cómo recibir al Señor antes del gran desastre? No dude en contactarnos para explorar y encontrar caminos con nosotros.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?