Evangelio del día – Lecturas de hoy, martes, 30 de abril de 2019

Versículo de la Biblia sobre Evangelio de Hoy

Porque el Hijo del Hombre es el Señor aún en el día de reposo.(Mateo 12:8).

Reflexion del evangelio de hoy

Cuando leí este versículo en el pasado, sólo noté que el Señor no había respetado de día de reposo cuando Él vino a realizar Su obra, pero no entendí el verdadero significado de “Porque el Hijo del Hombre es el Señor aún en el día de reposo”. No fue hasta que leí un pasaje de la palabra de Dios en un libro espiritual, que realmente entendí estas palabras. Dios dice que: “Le echaremos primero una mirada a este pasaje: ‘Esa vez, Jesús fue por los campos de maíz en un día de reposo; los discípulos tenían hambre y comenzaron a arrancar las mazorcas de maíz para comerlas’. […] analizaremos primero por qué el Señor Jesús escogió, entre todos los días, hacer esto en el día de reposo, y qué quería comunicar por medio de esta acción a los que vivían bajo la ley. Esta es la relación entre este pasaje y el carácter de Dios sobre la que quiero hablar”.

Los discípulos de Jesús

Cuando el Señor Jesús vino, usó Sus actos prácticos para comunicarles a las personas: Dios se había marchado de la Era de la Ley, y había comenzado una nueva obra; esta no requería la observancia del Sabbat. Cuando Dios salió de los límites del día de reposo, sólo fue un anticipo de Su nueva obra, y Su verdadera gran obra seguía realizándose. Cuando el Señor Jesús empezó Su obra, ya había dejado atrás los grilletes de la Era de la Ley, y se había abierto paso entre las normas y los principios de esa era. En Él no había rastro de nada relacionado con la ley; la había desechado por completo y ya no la observaba; ya no requería que la humanidad la cumpliera. De modo que aquí ves que el Señor Jesús atravesó los maizales en el día de reposo; el Señor no descansó, sino que salió a trabajar. Este acto suyo fue una conmoción para los conceptos de las personas y les comunicaba que Él ya no vivía bajo ella; que Él había abandonado los límites del Sabbat y apareció delante de la humanidad y en medio de ellos con una nueva imagen, con una nueva forma de obrar. Este acto suyo les decía a las personas que Él había traído consigo una nueva obra que empezó saliendo de la ley y del día de reposo. Cuando Dios llevó a cabo Su nueva obra, dejó de aferrarse al pasado y ya no se preocupó más por la normativa de la Era de la Ley. Tampoco le afectó Su obra en la era anterior, sino que obró como de costumbre durante el día de reposo, y cuando Sus discípulos tuvieron hambre, pudieron arrancar espigas de maíz para comer. Todo aquello era muy normal a los ojos de Dios. Él podía tener un nuevo comienzo para gran parte de la obra que quería hacer y de las cosas que quería decir. Cuando tiene un nuevo comienzo ni menciona de nuevo Su obra previa, ni sigue con ella. Y es que Dios tiene Sus principios en Su obra. Cuando quiere empezar una nueva obra es cuando quiere llevar a la humanidad a una nueva etapa de la misma, y cuando Su obra ha entrado en una fase más alta. Si las personas siguen actuando según los antiguos dichos o normas, o siguen aferrados a ellos, Él no lo conmemorará ni lo elogiará. Esto se debe a que ya ha introducido una nueva obra y ha entrado en una nueva fase de la suya. Cuando inicia una nueva obra, se aparece a la humanidad con una imagen completamente nueva, desde un ángulo totalmente nuevo y de un modo plenamente nuevo para que las personas puedan ver distintos aspectos de Su carácter y lo que Él tiene y es. Esta es una de Sus metas en Su nueva obra”.

En cuanto a este asunto de que el Señor Jesús no había respetado, se puede entender que la obra de Dios siempre es nueva y nunca es vieja y Dios no repite la misma obra. En este momento, en que el Señor Jesús no respetó el día de reposo representaba que Él se había alejado de la ley y comenzado una nueva obra, una obra profunda y edificante basada en el fundamento de la Era de la Ley: para el Señor Jesús es el mismo Dios encarnado y Él es el Señor incluso del día de reposo.

(Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós)


Recomendación:

El Hijo del Hombre es el Señor aún en el día de reposo

¿Por qué permitió Jesucristo que Sus discípulos arrancaran las espigas para comer en el día de reposo?

Comentario! Hoy en día, los desastres ocurren con frecuencia, y las profecías del regreso del Señor se han cumplido básicamente. Pues ¿cómo recibir al Señor antes del gran desastre? No dude en contactarnos para explorar y encontrar caminos con nosotros.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?