Después de buscar, he encontrado las huellas del Señor (I)

Queridos hermanos y hermanas, ¡La paz sea con ustedes! Hoy quiero compartir mi historia con ustedes.

Soy un aborigen taiwanés y nací en una tribu. Aquí hay montañas, agua y un hermoso paisaje. Además, hay una iglesia presbiteriana, donde asistí en forma continua a la escuela dominical cuando era niña y fui parte de su comunidad juvenil y la de adultos. Yo estaba dispuesta a invertir mi tiempo haciendo cualquier trabajo en la iglesia porque la iglesia era como un hogar para mí y también una parte indispensable de mi vida.

una mujer leyendo un libro

Perplejidad en mi corazón

A medida que fui creciendo, pensaba que el propósito principal de ir a la iglesia era entender la verdad en la Biblia. Pero sólo aprendí que Dios nos ama y que Jesucristo fue clavado en la cruz para asumir nuestros pecados. Además de esto, muy pocas veces entendí cuál era la voluntad de Dios. Así que me uní a reuniones espirituales en la iglesia. Sin embargo, cada vez que realizaban devociones espirituales y leían la Biblia, yo no entendía muchas de las escrituras, y la forma en que el Señor retornaría me desconcertó aún más. Los pastores a menudo predicaban Apocalipsis 1:7: “He aqui, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por El; sí. Amén”. Nos dijeron que en los últimos días el Señor descendería en las nubes para llevarnos al reino de los cielos y que debemos aceptar la salvación del Señor, de lo contrario nunca tendríamos la oportunidad de obtener la vida eterna cuando Dios aparezca en público. Sin embargo, vi que se dijo en Apocalipsis 16:15: “He aquí, vengo como ladrón”. Pensé: el Señor dijo que vendría como un ladrón, así que ¿cómo permitirá que la gente lo sepa? Si Él aparece en público cuando Él regrese, al igual que los pastores han dicho, ¿no lo sabrá todo el mundo? Luego consulté a un pastor, él explicó que “como ladrón” significaba que no conocemos el día de la venida del Señor. Sin embargo, no estaba absolutamente convencida con su explicación. Después, el pastor me sugirió orar a Dios y suplicarle que me diera la sabiduría cuando no podía entender las escrituras. Por lo tanto, oré repetidamente a Dios, pero todavía no podía entenderlos.

Buscando el Agua Viva de la Vida

Gradualmente, descubrí que las personas que asistieron a las reuniones en la iglesia eran cada vez menos. Hermanos y hermanas ya no eran de un solo corazón y una mente sino que discutían entre sí. Aunque serví en la iglesia todo el tiempo, a menudo vivía en el pecado. Superficialmente, me llevaba bien con hermanos y hermanas, pero tenía muchos prejuicios contra ellos en mi corazón, incluso con frecuencia definía a las personas por las apariencias. Le pregunté a los pastores: “¿Cómo puedo cambiar mi forma de ser?” Los pastores me dijeron: “El Señor es misericordioso y amoroso, así que nuestros pecados serán perdonados siempre y cuando confesemos nuestros pecados por medio de la oración”. No aprobaba lo que decían porque yo misma seguía viviendo en la condición de confesar pecados y cometerlos sin importar cómo admitía mis pecados ante el Señor y me arrepentía. Estaba claro que tal comunidad no podía resolver mi problema. Dado que no tuve una respuesta concreta, cada vez que preguntaba a los pastores, ignoré las escrituras que no entendía. Gradualmente, no podía obtener ninguna iluminación al leer la Biblia, incluso dormitando a veces. Cada vez que esto sucedía, sentía lástima por el Señor. Posteriormente, toda mi familia salió a visitar varias otras iglesias, pero la situación de cada iglesia era exactamente la misma que la nuestra.

Un mes más tarde, conocí a una hermana en Facebook. Cuando supe que era de la Iglesia de Dios Todopoderoso, vacilé un poco y recordé la escena de hacía tres días, cuando La Tribuna Cristiana de Taiwán proclamó frenéticamente y condenó a la Iglesia de Dios Todopoderoso, diciendo que habían robado las ovejas buenas de varias iglesias. Tenía miedo de ser robada por ellos, así que ya no me contacto con ella. Después, tuve mucho cuidado al añadir amigos en Facebook para protegerme de la reunirme con personas de la Iglesia de Dios Todopoderoso.

Cerca de un mes después de eso, conocí a una hermana de Japón. De mis interacciones con ella, sentí que era muy sincera y los pasajes que me enviaba cada vez eran útiles y beneficiosos para mí. Por lo que, después, me acordé con alegría cuando me invitó a llevar a cabo devociones espirituales junto con ella. .

En referencia con la forma en que el Señor regresará

En octubre del 2017, asistí a reuniones con la hermana del Japón y con otros hermanos y hermanas en internet. En una reunión, el hermano Wu compartió que la razón por la que hay una desolación generalizada en todas las iglesias hoy en día es porque la obra del Espíritu Santo ha sido transferida y Dios ha venido a hacer Su nueva obra. Al igual que al final de la Era de la Ley, el templo, una vez tan lleno de la gloria de Jehová, se convirtió en un lugar de comercio, una guarida de ladrones. Eso fue porque la obra de Dios se había movido, Dios encarnado he hecho Su obra de redimir a la humanidad en la Era de la Gracia. Todos los que aceptaron la obra de redención de Jesucristo obtenían el suministro del Agua Viva de la Vida. Inconscientemente, hablamos de la forma en el Señor regresará. El hermano Wu leyó varios pasajes de las escrituras para mí: “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que El padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:24-25). “Por eso, también vosotros estad preparados, porque a la hora que no pensáis vendrá el Hijo del Hombre” (Mateo 24:44). “He aquí, vengo como ladrón” (Apocalipsis 16:15). Entonces me preguntó: “Cómo entiendes estas líneas de las escrituras?” Yo dije: “Creo que el Señor que viene como un ladrón significa que el Señor vendrá secretamente, y nadie lo sabrá. Sin embargo, esto parece estar en conflicto con el que el Señor aparezca en público. En cuanto a la razón, no puedo explicarla. Y esta es la pregunta que me ha estado confundiendo”.

El hermano Wu dijo: “Ambos versículos mencionan que lo que significa ‘el hijo del hombre’, es que el Señor no solo viene abiertamente en las nubes, sino que también viene escondido como ‘el hijo del hombre’. Puesto que Él es llamado Hijo del Hombre, Él es una persona nacida de un ser humano y de la carne con humanidad normal. Por ejemplo, Jehová Dios es el espíritu, por lo que no puede ser llamado Hijo del Hombre; la razón por la cual Jesucristo encarnado es llamado Hijo del Hombre y Cristo es porque Él es la carne encarnada del espíritu de Dios, que se convirtió en una persona ordinaria y normal, y vivió entre la gente. Lo que, es más, las escrituras mencionan ‘y sea rechazado por esta generación’. Si Jesucristo viene abiertamente en las nubes en Su cuerpo espiritual resucitado, será increíblemente poderoso y conmoverá al mundo, y entonces toda la gente se postrará y lo adorarán. Nadie se atreverá a resistirse o rechazarlo, entonces, ¿cómo sufrirá el Señor muchas cosas o será rechazada de esta generación cuando regrese? “Le pregunté con preocupación: “Vendrá Dios en la forma de la encarnación cuando regrese?” El hermano Wu sonrió y dijo: “Es más, el Señor profetizó que Su regreso será “la venida del Hijo del Hombre” y “como un ladrón”. Es decir, Dios encarnado descenderá en secreto como el Hijo del Hombre”.

Entonces, el hermano Wu compartió la verdad de la encarnación con nosotros. Más tarde, nos desconectamos porque pasó algo. Después de la reunión, seguí pensando en lo compartido por el hermano Wu. No solo eran sus sermones, pensé, novedosos y prácticos, sino que resolvieron mi perplejidad. Por lo tanto, deseaba escuchar su próximo sermón.

En los días siguientes, muchas cosas sucedieron repentinamente; algo acerca de la iglesia, algo sobre el trabajo de mi esposo y algo sobre los estudios de mi hijo. Por lo que me sentí molesta durante esos días. La hermana del Japón se puso en contacto conmigo y me preguntó cómo me estaba yendo, pero yo estaba tan preocupada que no quería responder. Luego, los asuntos fueron creciendo cada vez más. No podía dejar de regañar a mi hijo. Sabía que lo que hacía no estaba de acuerdo con las intenciones del Señor. Por lo tanto, oré al Señor para disculparme. La hermana seguía mandándome mensajes. Me sentí miserable, así que decidí compartirlo con ella y otros hermanos y hermanas en la internet.

Encontrando el camino para expulsar los pecados

Cuando les conté mi situación en internet, el hermano Wu me envió un pasaje con la palabra de Dios: “Los pecados del hombre fueron perdonados gracias a la obra de la crucifixión de Dios, pero el hombre siguió viviendo en el viejo carácter satánico y corrupto. Así pues, el hombre debe ser completamente salvo de este carácter satánico corrupto para que la naturaleza pecadora del hombre sea del todo desechada y no se desarrolle más, permitiendo así que el carácter del hombre cambie. Esto requiere que el hombre entienda la senda del crecimiento en la vida, el camino de la vida, y el camino del cambio de su carácter. También necesita que el hombre actúe de acuerdo con esa senda, de forma que su carácter pueda ser cambiado gradualmente y él pueda vivir bajo el brillo de la luz y que pueda hacer todas las cosas de acuerdo con la voluntad de Dios, desechar el carácter satánico corrupto, y liberarse de la influencia satánica de las tinieblas, aflorando de este modo totalmente del pecado. Sólo entonces recibirá el hombre la salvación completa. […] Por tanto, después de completarse esa etapa, aún queda la obra de juicio y castigo. Esta etapa hace al hombre puro por medio de la palabra al darle una senda que seguir”.

Él compartió: “Nuestros pecados fueron perdonados después de que fuimos redimidos por Jesucristo, pero todavía no podemos evitar cometer pecados. Lo que, es más, con frecuencia exponemos nuestro carácter corrupto de arrogancia, siempre mirando hacia abajo a los demás. Cuando la obra de Dios no se conforma con nuestras nociones, nos negamos y nos resistimos a Él. Creemos en Dios en nombre, pero adoramos y seguimos a la gente. Se puede ver que, si nuestros caracteres satánicos no se resuelven, incluso si nuestros pecados han sido perdonados, nosotros todavía cometemos pecados involuntariamente, nos resistimos a Dios y finalmente no entraremos en el reino de los cielos. “Si queremos resolver a fondo el problema del pecado, necesitamos que el Señor haga la obra de eliminar el pecado y la de la purificación”, “¿la obra de eliminar el pecado? ¿Estás diciendo que Dios hace Su obra en la carne para eliminar nuestros pecados?” Pregunté con asombro.

El hermano Wu dijo: “Sí, mientras Él realiza Su obra secretamente en la carne, Dios expresa Sus palabras para juzgar, purificar y perfeccionar a los hombres. Durante este período, no podemos ver la escena del Señor apareciendo entre nubes en público. No es hasta después de que un grupo de vencedores sean completados por Dios que Él terminará Su obra de descender secretamente en la carne. Aquellos que han escuchado la voz de Dios y aceptado Su obra son las primeras frutas maduras para obtener Su salvación; por el contrario, aquellos que después de escuchar la voz de Dios se niegan, condenan y se resisten a Él perderán completamente la oportunidad de la salvación. Los que lo perforan, es decir, que se resisten y condenan a Cristo de los últimos días, golpearán sobre su pecho, llorarán y rechinarán sus dientes por ver a quién se han resistido y han condenado, es de hecho el Señor Jesús. Esto cumple exactamente las escrituras: ‘He aqui, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por El; sí. Amén’ (Apocalipsis 1:7). Dios se hace carne para realizar Su obra en secreto con el fin de perfeccionar y purificar al hombre y para que nos liberemos completamente de la esclavitud del pecado. Mientras tanto, Dios realiza Su obra tamizando la cizaña del trigo y diferenciando las cabras de las ovejas, es decir, la obra de separar todo según su especie. Cuando Dios aparezca públicamente será el momento en el que Él recompense el bien y castigue el mal”.

A través de lo que el hermano Wu compartió, adquirí mucho conocimiento sobre la forma en la que el Señor va a regresar y de cómo salvará a la humanidad. Dios encarnado realiza Su obra en secreto para revelar y perfeccionar al hombre. Luego y después de completar Su obra, Dios aparecerá en público para premiar el bien y castigar el mal. ¡Cuán sabio y justo es Dios! La pregunta que me había confundido se resolvió al final. Entonces, por un período de tiempo, la hermana del Japón y el hermano Wu me enviaban a menudo lecturas que me ayudaban mucho. Algunas palabras me cambiaron y otras me hicieron reflexionar sobre mi situación. Lo que es más, estas palabras solucionaron muchas dificultades y problemas en mi vida y me señalaron el camino a la práctica.

 

(Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós )    

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Recomendación:      

Después de buscar, he encontrado las huellas del Señor (II)

Comentario! Hoy en día, los desastres ocurren con frecuencia, y las profecías del regreso del Señor se han cumplido básicamente. Pues ¿cómo recibir al Señor antes del gran desastre? No dude en contactarnos para explorar y encontrar caminos con nosotros.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?