La historia de Jesús curando a una persona nacida ciega refleja tres tipos de actitudes de la gente en su creencia en Dios

Temprano esta mañana, mi amigo vino a mi casa y leyó la Biblia conmigo. Leímos Juan 9:1-39:

“Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y sus discípulos le preguntaron, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego? Jesús respondió: Ni éste pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que las obras de Dios se manifiesten en él” (Juan 9:1-3).

“Habiendo dicho esto, escupió en tierra, e hizo barro con la saliva y le untó el barro en los ojos, y le dijo: Ve y lávate en el estanque de Siloé (que quiere decir, Enviado). El fue, pues, y se lavó y regresó viendo” (Juan 9:6-7).

“Por eso algunos de los fariseos decían: Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el día de reposo. Pero otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer tales señales? Y había división entre ellos. Entonces dijeron otra vez al ciego: ¿Qué dices tú de El, ya que te abrió los ojos? Y él dijo: Es un profeta. Entonces los judíos no le creyeron que había sido ciego, y que había recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del que había recibido la vista, y les preguntaron, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros decís que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve? Sus padres entonces les respondieron, y dijeron: Sabemos que este es nuestro hijo, y que nació ciego; pero cómo es que ahora ve, no lo sabemos; o quién le abrió los ojos, nosotros no lo sabemos. Preguntadle a él; edad tiene, él hablará por sí mismo. Sus padres dijeron esto porque tenían miedo a los judíos; porque los judíos ya se habían puesto de acuerdo en que si alguno confesaba que Jesús era el Cristo, fuera expulsado de la sinagoga. Por eso sus padres dijeron: Edad tiene; preguntadle a él” (Juan 9:16-23).

historia de Jesús curando a una persona nacida ciega

“Respondió el hombre y les dijo: Pues en esto hay algo asombroso, que vosotros no sepáis de dónde es, y sin embargo, a mí me abrió los ojos. Sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguien teme a Dios y hace su voluntad, a éste oye. Desde el principio jamás se ha oído decir que alguien abriera los ojos a un ciego de nacimiento. Si éste no viniera de Dios, no podría hacer nada. Respondieron ellos y le dijeron: Tú naciste enteramente en pecados, ¿y tú nos enseñas a nosotros? Y lo echaron fuera. Jesús oyó decir que lo habían echado fuera, y hallándolo, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo del Hombre? El respondió y dijo: ¿Y quién es, Señor, para que yo crea en El? Jesús le dijo: Pues tú le has visto, y el que está hablando contigo, ése es. El entonces dijo: Creo, Señor. Y le adoró. Y Jesús dijo: Yo vine a este mundo para juicio; para que los que no ven, vean, y para que los que ven se vuelvan ciegos” (Juan 9:30-39).

Después de leer este pasaje en la Biblia, ambos sentimos que había un significado profundo en él y lo meditamos durante un tiempo. Entonces empezamos a expresar nuestras propias opiniones sobre esta historia.
Primero, dije: “De esta historia, puedo ver tres tipos diferentes de actitudes de los creyentes hacia Dios. Los fariseos representan el tipo de personas que creyeron en Dios pero se resistieron a Él; el hombre ciego representa el tipo de personas que vio los milagros de Jesucristo y luego admitieron que Él viene de Dios; los padres del ciego representan el tipo de personas que eran tímidas y cobardes, que temían a la gente de influencia y estimaban a aquellos con estatus, y que por lo tanto no se atrevían a admitir que Jesús es Cristo. Sin embargo, lo que no puedo entender es esto: Jesús hizo una obra tan grande, curando a un hombre que nació ciego, así que ¿por qué los fariseos no se dan cuenta de que Jesús es Cristo? ¿Por qué los fariseos creen en Dios, pero se resisten a Él?

Mientras yo estaba pensando en esto, mi amigo de repente dijo: “De hecho, no es difícil responder a estas preguntas. Hace algún tiempo, vi un pasaje en un sitio web del evangelio que claramente puede responder a sus preguntas. Echemos un vistazo a estas palabras. Con el fin de conocer la razón, yo estuve de acuerdo con ella fácilmente. Entonces, ella abrió el sitio web del Evangelio, encontró ese pasaje y leyó: “¿Deseáis conocer la raíz de la oposición de los fariseos a Jesús? ¿Deseáis conocer la esencia de los fariseos? Estaban llenos de fantasías sobre el Mesías. Aún más, sólo creían que este vendría, pero no buscaban la verdad de la vida. Por tanto, incluso hoy siguen esperándole, porque no tienen conocimiento del camino de la vida ni saben cuál es la senda de la verdad. Decidme, ¿cómo podrían obtener la bendición de Dios tales personas insensatas, tozudas e ignorantes? ¿Cómo podrían contemplar al Mesías? Se opusieron a Jesús, porque no conocían la dirección de la obra del Espíritu Santo ni el camino de la verdad mencionado por Jesús y, además, porque no entendieron al Mesías. Y como nunca le habían visto ni habían estado en Su compañía, cometieron el error de pagar un tributo vacío al nombre del Mesías mientras se oponían a Su esencia por todos los medios. Estos fariseos eran tozudos y arrogantes en esencia, y no obedecían la verdad. El principio de su creencia en Dios es: por muy profunda que sea Tu predicación, por muy alta que sea Tu autoridad, no eres Cristo a no ser que seas llamado el Mesías. ¿No son estas opiniones absurdas y ridículas?” (“Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra”).
Después de leer, ella dijo: “De este pasaje entiendo que la razón por la que los fariseos creían en Dios pero se resistieron a Él es porque eran arrogantes por naturaleza y sostuvieron obstinadamente sus puntos de vista. Ellos no buscaron la verdad, mucho menos aceptar la verdad. De estas dos frases los fariseos decían: ‘Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el día de reposo’. ‘¿Cómo puede un hombre pecador hacer tales señales?’. Podemos ver que ellos juzgaron al azar la obra de Jesucristo y lo acusaron a Él sin la más mínima pizca de miedo en sus corazones. Aunque creían que el Mesías descendería, no reconocían al Mesías en absoluto. Por lo tanto, cuando Jesucristo vino a hacer Su obra, ellos no aceptaron que Él viniera de Dios por el contrario condenaron a Jesucristo porque Él no acataba la ley del Antiguo Testamento sino que trabajaba y realizaba milagros en el día de descanso. Habían encontrado autoridad y poder en las palabras y la obra de Jesucristo, pero se rehusaron a aceptarlo, e incluso lo atacaron, calumniaron y blasfemaron sólo porque el nombre de Dios no era el Mesías. Al final, clavaron al Señor en la Cruz, cometiendo así un crimen atroz y ofendiendo gravemente el carácter de Dios”.

Después de escuchar su explicación, asentí con la cabeza como aprobación. En este momento, también pensé en el hecho de que no solo los fariseos se resistieron a Dios, sino que también engañaron a los creyentes y los incitaron a oponerse y condenar a Jesucristo. Quienquiera que aceptara que Jesús era el Salvador, sería expulsado por los fariseos de las sinagogas. Entonces, los creyentes no se atrevieron a seguir o confiar en Jesucristo, y perdieron la salvación del Señor. Es por eso que Jesucristo maldijo a los fariseos: “Pero, ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni vosotros entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando” (Mateo 23:13). Pude ver con base en esto que en esencia los fariseos odiaban la verdad. No sólo no aceptaron la verdad, sino que también obstaculizaron a otros para aceptar la verdad.

Poco después, ella continuó diciendo: “Y acaba de mencionar que los padres del ciego también representan un tipo de personas. Aunque fueron engañados por los fariseos, se les reveló que no amaban la verdad. Tal como dice el pasaje: ‘Algunas personas no se regocijan en la verdad, y mucho menos en el juicio. Más bien, se regocijan en el poder […] Y es que sólo valoran la posición, el prestigio y el poder; lo que tienen en alta estima son los grandes grupos y denominaciones. No tienen la menor consideración hacia aquellos dirigidos por Cristo; son simplemente traidores que han dado la espalda a Cristo, a la verdad y a la vida’ (“¿Eres un verdadero creyente de Dios?”). Del pasaje y de los versículos de la Biblia que acabamos de leer, podemos ver que los padres del ciego estimaban la influencia y temían a los fariseos, sacerdotes y escribas en posiciones elevadas. Ellos creían en los fariseos y su influencia en lugar de Dios. Sabían claramente que Jesucristo había obrado tal gran maravilla y, por derechos, ellos deberían haber estado agradecidos de que Él había curado la ceguera de su hijo y había dado testimonio de las acciones de Jesús ante la multitud. Sin embargo, al ver que Jesucristo como la mayoría de la gente, no tenía una alta posición en la sociedad, no se atrevían a reconocer el poder de Jesucristo para no ser expulsados de la sinagoga. En sus corazones, en lugar de respetar a Dios tan grande, pusieron el estatus e influencia por encima de todo lo demás. Vieron que los fariseos conocían muy bien la Biblia, a menudo explicaban el conocimiento bíblico y las teorías teológicas, tenían estatus y buena reputación y eran apoyados, admirados e incluso idolatrados por la gente común, por lo que estaban dispuestos a aceptar el estatus e influencia de los fariseos y seguirlos. Creían que sólo podían salvarse si no eran expulsados de la sinagoga. Ellos confiaron sus propias esperanzas de salvación a los fariseos, por lo que, ¿Cómo podían saber que estas personas habían resistido al Señor? Así es como sus propios futuros fueron arruinados por los fariseos”.

En este punto, sentí que lo que ella dijo era muy esclarecedor. Después de eso, ella habló sobre la clase de gente como el hombre ciego y leyó otro pasaje para mí: “El conocimiento de la autoridad y del poder de Dios, de Su propia identidad y de Su esencia no puede lograrse basándoos en vuestra propia imaginación. Al no poder apoyarte en tu imaginación para conocer la autoridad divina, ¿de qué forma puedes lograr un verdadero conocimiento de ella? Comiendo y bebiendo las palabras de Dios […] apreciar, verificar, y confirmar en su lugar que el Dios en el que tú crees tiene autoridad; confirmar que Él tiene soberanía sobre tu destino, y que Su poder demuestra en todo momento que Él es el verdadero Dios mismo, a través de Sus palabras, de la verdad, de todo lo que encuentras en la vida. Es la única forma en que cualquiera puede conseguir un entendimiento de Dios”.
“El pasaje revela que la manera de conocer a Dios es experimentar las obras de Dios a través de las palabras que Dios ha expresado y a través de experiencias prácticas, así como el hombre ciego reconoció al Señor Jesús. Nuestro sentido común nos dice que los problemas oculares se pondrían más serios si ungimos nuestros ojos con barro y saliva. Sin embargo, el ciego pudo volver a ver después de lavarse en el estanque de Siloé según las instrucciones de Jesucristo. Comprendió que Jesucristo tenía la autoridad y el poder que un hombre ordinario no poseía. Así que dijo: ‘Sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguien teme a Dios y hace su voluntad, a éste oye. Desde el principio jamás se ha oído decir que alguien abriera los ojos a un ciego de nacimiento. Si éste no viniera de Dios, no podría hacer nada’ (Juan 9:31-33). Podemos ver por las palabras del hombre ciego que él había conocido que Jesucristo era de Dios. El que pudiera apreciar la autoridad y el poder de Dios no dependía de la cantidad de conocimiento bíblico o del significado de las doctrinas que él entendía, ni de cuánto corría alrededor y cuánto trabajo hacía. En cambio, fue a través de las palabras de Jesús y la obra que él lo apreció. Podemos ver de esto que los ojos espirituales del hombre ciego no eran ciegos”.

Escuchar lo que ella compartió conmigo me arrojó a un torbellino de pensamiento: Esas personas habían estado esperando el descenso del Mesías en la Era de la Gracia, pero cuando el Señor verdaderamente vino, adoptaron actitudes divergentes, que determinaron si iban a tener éxito o fracasar en creer en Dios. Hoy en día, nosotros, como creyentes en Jesucristo, todos estamos esperando el regreso del Señor. Pero con respecto al asunto del regreso del Señor, ¿Nos convertiremos en uno de estos tres tipos de personas?

No podía dejar de suspirar con sentimiento: “No debo ser un fariseo y resistir y condenar la obra de Dios, ni debo ser como los padres del ciego, que no tenían sentido de la justicia y eran tímidos y cobardes. Habían visto la obra, la autoridad y el poder de Dios, pero no podían liberarse del control y los lazos del estatus e influencia. Preferían estar en convivencia con esos líderes religiosos y morir en la sinagoga en lugar de testificar las obras de Dios y seguir los pasos de Dios, por lo que perdieron la salvación de Dios. Aprenderé del hombre ciego y reconoceré a Dios por Sus palabras y obra, y experimentaré y confirmaré Su autoridad y verificaré Su identidad y estatus por Sus obras. Sólo así podemos seguir los pasos de Dios y acoger el regreso del Señor”.

Después de que ella oyó esto, asintió con su cabeza en señal de acuerdo. Realmente agradezco al Señor por haber recibido hoy todo esto a través de la lectura de la Biblia con ella. ¡Que toda la gloria sea para el Señor!

(Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós. )

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Recomendación:

¿Por qué Jesús hablaba en parábolas cuando obraba?

Comentario! Hoy en día, los desastres ocurren con frecuencia, y las profecías del regreso del Señor se han cumplido básicamente. Pues ¿cómo recibir al Señor antes del gran desastre? No dude en contactarnos para explorar y encontrar caminos con nosotros.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?