¿Cómo reciben al "esposo" las vírgenes sabias?

Versículo de la Biblia sobre evangelio de hoy

El Señor Jesús dijo: “Mas llegada la medianoche, se oyó una voz que gritaba: Mirad que viene el esposo, salidle al encuentro” .

Mateo 25:6

Reflexion del evangelio de hoy

Muchas personas creen que cuando el Señor venga, primero revelará a los que tienen posición y prestigio en la iglesia, ¿este punto de vista concuerda con la voluntad del Señor? El Señor Jesús dijo: “Mas llegada la medianoche, se oyó una voz que gritaba: Mirad que viene el esposo, salidle al encuentro” (Mateo 25:6). “He aquí que estoy a la puerta de tu corazón, y llamo; si alguno escuchare mi voz y me abriere la puerta, entraré a él, y con él cenaré, y él conmigo” (Apocalipsis 3:19). Esta palabra es la que el Señor nos dijo a cada uno de seguidores de Dios. Es decir, el Señor llamará a nuestra puerta cuando Él venga y nos enseñará a escuchar cuidadosamente Su voz, que lo recibimos cuando la escuchamos. Esto significa que ya nos encontramos con el Señor.

Echa un vistazo la Era de la Gracia, cuando el Señor Jesús vino a obrar, no reveló a los sacerdotes, escribas y fariseos que eran competentes en la ley y servían en el templo todo el año. Debido a las naturalezas de sus arrogancias, obstinaciones y odios a la verdad, incluso si escucharon la verdad hablada por el Señor Jesús y vieron los milagros realizados por Él, pero no reconocieron ni aceptaron que el Señor Jesús es el Mesías, y negaron y blasfemaron contra las palabras y la obra del Señor Jesús, no buscaban la verdad ni investigaron. Por lo contrario, aquellos discípulos que siguieron al Señor Jesús se enteraron que Sus palabras y Su obra tuvieron la autoridad, el poder y vinieron de Dios, y lo siguieron con todo su corazón. Como la Biblia registra que cuando el Señor Jesús les preguntó a Sus discípulos: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Tomando la palabra Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, o Mesías, el Hijo del Dios vivo. Y Jesús , respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Joná porque no te ha revelado eso la carne y la sangre u hombre alguno, sino mi Padre que está en los cielos” (Mateo 16:15-17).

El Señor Jesús dijo: “Mis ovejas oyen la voz mía; y yo las conozco, y ellas me siguen” (Juan 10:27). En Apocalipsis también se predijo muchas veces: “Quien tiene oído, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias […]” (Apocalipsis 2:6). Por esto, se puede ver que Dios siempre expresa Sus palabras para que las personas lo conozcan. Por lo tanto, en los últimos días, si o no podemos recibir el regreso del Señor, esto no es determinado por obtener revelación, sino escuchando la voz de Dios para determinar si el Señor está regresando. Los que verdaderamente creen en Dios y esperan Su aparición pueden entender la verdad y conocer a Dios por Sus palabras, siguiendo Sus huellas.

Dios dice: “[…] ya que estamos buscando las huellas de Dios, debemos buscar la voluntad de Dios, las palabras de Dios, las declaraciones de Dios, porque donde están las nuevas palabras de Dios, ahí está la voz de Dios, y donde están las huellas de Dios, ahí están los hechos de Dios. Donde está la expresión de Dios, ahí está la aparición de Dios, y donde está la aparición de Dios, ahí existe la verdad, el camino y la vida. Mientras buscabais las huellas de Dios, ignorasteis las palabras que dicen que ‘Dios es la verdad, el camino y la vida’. Y es que, cuando muchas personas reciben la verdad, no creen que han encontrado las huellas de Dios y mucho menos reconocen la aparición de Dios. ¡Qué error tan grave es ese! La aparición de Dios no se puede reconciliar con las nociones del hombre; mucho menos puede Dios aparecer por orden del hombre. Dios hace Sus propias elecciones y tiene Sus propios planes cuando hace Su obra; más aún, Él tiene Sus propios objetivos y Sus propios métodos. No es necesario que Él discuta con el hombre la obra que Él hace, ni que busque el consejo del hombre, ni mucho menos que les notifique de Su obra a cada una de las personas. Este es el carácter de Dios y, además, todos lo deben reconocer. Si queréis presenciar la aparición de Dios, si queréis seguir las huellas de Dios, entonces debéis primero trascender vuestras propias nociones. No debes demandar que Dios haga esto o aquello; mucho menos debes colocarlo dentro de tus propios confines y limitarlo a tus propias nociones. En cambio, debéis preguntar cómo debéis buscar las huellas de Dios, cómo debéis aceptar la aparición de Dios, y cómo os debéis someter a la nueva obra de Dios; eso es lo que el hombre debe hacer”.


Tal vez te guste:

¡Las vírgenes prudentes pueden reconocer la voz de Dios!

¿Qué tienen de prudentes las vírgenes prudentes que reciben al Señor?

Comentario! Hoy en día, los desastres ocurren con frecuencia, y las profecías del regreso del Señor se han cumplido básicamente. Pues ¿cómo recibir al Señor antes del gran desastre? No dude en contactarnos para explorar y encontrar caminos con nosotros.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?