¿Cómo salir de la sombra de la traición matrimonial y tener una nueva vida? (I)

feliz mujer

Imagen:www.freepik.com  Esta imagen es sólo para referencia

Nota del editor: Toda mujer espera tener un matrimonio maravilloso y feliz en el que marido y mujer se amen durante toda la vida, pero esto no siempre sucede como las personas desean. Aunque todos juran en su boda “hasta que la muerte nos separe”, hay todo tipo de variables en la vida después de la boda. Song Zhen, una cristiana, y su esposo, estuvieron casados durante 20 años. Después de haber sido traicionada cruelmente por él, ¿cómo puede ella, con tanto dolor, salir de la neblina del divorcio?

Un pacto secreto en papel

Un día, a finales de 2010, mi marido se fue a un viaje de negocios. En una caja fuerte de su oficina, vi por accidente una cajita preciosa, con un pacto en papel escondido en la parte inferior. Al abrirlo, vi que era un pacto “sugar baby” que había suscrito con una veinteañera. De repente oí un zumbido en mi cabeza y mi mente quedó completamente en blanco. Mis manos y piernas temblaron, y rápidamente caí al suelo, incapaz de moverme. Realmente no me atrevía a creer que mi marido, de quien siempre había dependido, me hubiera traicionado.

Pensé que habíamos comenzado juntos un negocio de autopartes desde cero, apoyándonos y animándonos mutuamente en cada paso del camino. Pasamos por muchas dificultades para llegar a donde estábamos entonces. Habíamos celebrado muchas fiestas y aniversarios, y mi esposo siempre me había comprado regalos como joyas de plata o de oro, tratando de hacerme feliz. Después de casi dos décadas de matrimonio, se podría decir que habíamos permanecido juntos en las buenas y en las malas. Nunca podría haber imaginado que él me traicionaría de esa manera. Era como un cuchillo que se clavaba en mi corazón: me tumbaba en la cama y lloraba a gritos, dejando que mis lágrimas empaparan mi almohada. No podía aceptar este hecho, pero podía gritar una y otra vez en mi corazón: “¿Cómo pudo hacer eso? ¿Por qué me traicionó? Lo he dado todo por nuestra familia en estos años de matrimonio, pero así es como nos trata a mí y a nuestro hogar. ¿Podría tener paz en su corazón?”

La traición de mi esposo fue como si, de repente, un cuchillo, apuñalara con saña mi corazón; me dolió tanto que sentí como si me estuvieran destrozando. Estaba llena de odio por esa mujer que había destruido nuestro hogar. Carente de autoestima a una edad tan temprana, ¡ella no valía nada! Pasé todos los días atormentada por ese dolor, incapaz de comer o dormir, y prácticamente en trance. A veces, cuando mis hijos me hablaban, decía algo irrelevante o simplemente los miraba en silencio. Cada día que pasaba parecía una eternidad.

Hago todo lo posible para recuperarlo, pero él está decidido a traicionarme

Por fin, llegó el momento de que mi marido regresara de su viaje. Dejé el pacto en la mesa frente a él y le pregunté qué sucedía. Para mi sorpresa, dijo con indiferencia: “Hoy en día, cualquier hombre con algunos recursos tiene una amante, y cualquiera que no la tenga es visto como un inútil. Es solo una relación entre nosotros dos, así que no voy a encariñarme ella; nuestro hogar sigue siendo mi prioridad. ¡Deberías sentirte orgullosa de tener un marido como yo!”

Escucharle decir esto de una manera tan descarada hizo que todo mi cuerpo temblara de rabia. Me sentí humillada, agraviada y resentida, y todo eso se acumuló en mi corazón. Me hubiera gustado abalanzarme sobre él y darle unas fuertes bofetadas. Le grité presa de la histeria: “Tener un marido como tú es una humillación para mí. ¡Fui muy ciega al casarme contigo!” Las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos antes de que terminara de hablar. Cuando dejé de llorar, pensé que había trabajado arduamente en nuestros 20 años de matrimonio, solo para ser suplantada por una amante de esta manera. No podía aceptarlo, así que me dije: “No puedo agachar la cabeza ante esta otra mujer. Tengo que salvar mi matrimonio”.

Entonces fui a China Mobile para conseguir una copia de los registros de llamadas de mi esposo y encontré el número de teléfono de la mujer. Quería conocerla y hablar con ella. Inesperadamente, ella me evadió e incluso cambió su número de teléfono. Pensé para mis adentros: “Puedes correr, pero no puedes esconderte. Si no muestras tu cara, pensaré en una manera de encontrar a tus padres y revelarles la fea verdad de que te entrometes en el matrimonio de otra persona para que todo el mundo sepa que eres una rompehogares, y entonces tu reputación se arruinará”. Fui a la estación de policía para tratar de averiguar su verdadera identidad, pero fue inútil. No tuve más remedio que olvidarme de ese plan. Después de eso, discutí con mi esposo, quien compró otra casa en secreto y se fue a vivir con ella para que yo no pudiera encontrar a su amante. Estuve al borde de una crisis nerviosa cuando me enteré, y no podía comer o dormir. Cada vez que oía que alguien lo había visto a él y a su amante en algún lugar de entretenimiento, me volvía loca e iba a buscarlos sin importar lo lejos que estuviera, si era de día o de noche, o incluso si nuestros dos niños se quedaban encerrados en la casa.

Durante esa época me sentí agotada mental y físicamente. Mi mente no estaba en mi trabajo en absoluto, e incluso pensaba en la muerte, pero cada vez que veía los rostros de mis pobres hijitos, dejaba de pensar en el suicidio. Sin embargo, no podía aceptar las cosas como eran, así que seguí trabajando para recuperar mi matrimonio. Intenté asustar a mi marido al no cuidar de mis niños, pero él no reaccionó. Conseguí que sus mejores amigos fueran a exhortarlo, pero él no escuchaba ningún consejo y simplemente los echaba. Verlo comportarse tan cruelmente fue desmoralizador para mí, pero al mismo tiempo, estaba llena de odio y quería vengarme. Pensé: “Me han hecho daño y han desgraciado mi vida, así que me aseguraré de desgraciar también la de ustedes”. No solo los demandaré a ustedes dos, sino que los humillaré y arrastraré sus nombres en el fango. ¡No permitiré que se salgan con la suya!”

Un rayo de luz brilla en mi corazón desesperado

un rayo de luz

Justo cuando destilaba odio y vivía cada día con un dolor del que no podía liberarme, la hermana de mi esposo me dio un libro con las palabras de Dios, me pidió que lo leyera con frecuencia, y me dijo que solo Dios podía aliviar todas las heridas de mi corazón. También me puso un himno, y las lágrimas brotaron de mis ojos al escuchar este pasaje: “Vagaba por el mundo, sin un hilo de esperanza, el corazón en la oscuridad” (“Voy caminando en el sendero al reino”). Sentí que este himno expresaba perfectamente mi situación actual en la vida. Pensé que, por el bien del matrimonio y de un hogar maravilloso y feliz, yo había renunciado en silencio y sin quejarme a aquello por lo que había trabajado arduamente, sin esperar nunca que lo que obtendría a cambio fuera la cruel traición de mi marido. Él era la persona más cercana a mí, y fue él quien más me hirió. Ya no sabía en quién podía confiar, y sentía tanto dolor que estaba a punto de asfixiarme. Me sentía tan desolada e indefensa y había perdido la esperanza en la vida. De no haber sido por mis dos hijos, no sabría qué razón tendría para seguir viviendo.

Toda mi cara estaba mojada de lágrimas después de escuchar el himno, y luego mi cuñada me leyó este pasaje de las palabras de Dios: “La humanidad, que abandonó el suministro de vida del Todopoderoso, no sabe por qué existe y, sin embargo, teme a la muerte. Están sin la ayuda o apoyo, pero siguen renuentes a cerrar los ojos; y se arman de valor para alargar una existencia innoble en este mundo, sacos de carne sin tener ni idea de sus propias almas. […] El Todopoderoso tiene misericordia de estas personas que sufren profundamente. Al mismo tiempo, está harto de estas personas que no tienen conciencia, porque tiene que esperar demasiado para obtener la respuesta por parte de los humanos. Él desea buscar, buscar tu corazón y tu espíritu. Él quiere traerte alimento y agua y despertarte, de modo que ya no tengas sed ni hambre. Cuando estés cansado y cuando comiences a sentir la desolación de este mundo, no te quedes perplejo, no llores. Dios Todopoderoso, el Vigilante, acogerá tu llegada en cualquier momento” (“El suspiro del Todopoderoso”). Estallé en llanto al escuchar estas palabras de Dios. Sentí como si una corriente de aire caliente inundara mi corazón, produciéndome un fuerte sentimiento de intimidad y ternura. Justo cuando la traición de mi esposo me hizo sentir pesimista y desesperanzada con respecto a los seres humanos, sola y sin nadie en quien apoyarme, la salvación de Dios descendió sobre mí. Experimenté el amor y la preocupación de Dios por mí al escuchar ese himno y leer las palabras de Dios, y me di cuenta de que Él siempre había estado a mi lado esperándome y cuidándome, aguardando que yo regresara a Su lado. En ese momento, me sentí como una niña huérfana e indefensa que escucha el llamado de su madre; sentí que después de años de estar perdida, finalmente había regresado al lado de ella.

Después de aceptar la obra de Dios, comencé a reunirme frecuentemente con hermanos y hermanas, a leer las palabras de Dios y a cantar himnos de alabanza a Él. Cuando me sentía molesta, oraba a Dios y mi estado de ánimo mejoraba enormemente con la guía de Sus palabras; una vez más, sentía que tenía algo a lo cual recurrir en la vida. Casi un mes después, me enteré de que la amante de mi esposo había exigido bienes y un estatus oficial, y cuando él no accedió, ella simplemente desapareció. Así fue como terminó su flirteo. Me regocijé en secreto, pensando que esto pondría a mi esposo en un camino honesto a partir de entonces, y me esforcé para olvidar el pasado y empezar de nuevo con él por el bien de nuestros hijos.

Continuará…


Leer más sobre Familia y Educación:

Comentario! ¿Quiere encontrarse con el Señor y ser arrebatado al reino de los cielos? ¿Está confundido por los problemas que encuentras en la vida de fe? Le invitamos a contactarnos mediante los siguientes métodos, y estaremos disponibles para resolver sus dudas.
Messenger
Whatsapp

Por favor, lee y acepta a continuación nuestra política de privacidad para comenzar a chatear con nosotros.

¿Has leído y aceptas nuestra política de privacidad?